LAS PELÍCULAS QUE NO NOS AVERGÜENZAN

Tag archive

2002

Escena del día: Ten thousand years older (2002)

en por
Imagen de previsualización de YouTube

Tuvo que pasar una buena cantidad de años para que aceptáramos que antes que un cineasta de lo extremo, Werner Herzog era un consumado narrador. De ficciones, de documentales, de historias. En Ten thousand years older (2002) su aporte para el díptico de cortometrajes Ten minutes older, el director de Fitzcarraldo vuelve a uno de sus lugares favoritos -la selva amazónica- para dar cuenta de lo que ocurrió con la última tribu indígena en ser descubierta en el mundo.

Sea cierta la historia o no, Herzog riza el rizo de manera seguir leyendo

Estrenos: El arca rusa (2002)

en por
Imagen de previsualización de YouTube

Por el simple hecho de estar filmada en una sola toma continua, El arca rusa tiene asegurado un espacio en la historia del cine; pero es su increíble capacidad de pensar y repensar la herencia cultural de occidente lo que asegura que esta cinta se ganará en ese olimpo un lugar de excepción.

Desde hace un par de años uno puede rastrear por internet el mítico guión que Kubrick escribió para su adorado proyecto sobre Napoleón. La cinta iba a ser la sucesora de la bombástica 2001 y, así como este filme se atrevía a especular con nuestro sentido de la evolución, el nuevo se propondría reflexionar sobre la tragedia de la modernidad enlazada al destino de un solo hombre. Ni más ni menos. La fecha de rodaje estaba elegida –1970- y Napoleón contratado –el aún joven Jack Nicholson-. El cineasta había llegado al extremo de negociar con el gobierno de Rumania para utilizar a 35 mil soldados como extras en el campo de batalla; algunos uniformes habían empezado a confeccionarse hasta que, de pronto, todo se hundió.

Por entonces Kubrick estaba concentrado preparando La naranja mecánica, y luego usó la energía y el conocimiento acumulados en el proceso para dirigir su obra maestra absoluta: Barry Lyndon; pero el fantasma del proyecto “Napoleón” no lo abandonó nunca. Y no porque era la clase de empresa que se intenta sólo una vez en la vida, sino seguir leyendo

Estrenos: Dirty pretty things (2002)

en por
Imagen de previsualización de YouTube

Si no es posible transar o debatir, hay que contrabandear: un notable drama social del británico Stephen Frears se vende como “lo nuevo de la chica de Amélie”. Y nadie está mintiendo; sólo que el espectador casual puede creer que se sentó en la sala equivocada.

Las fórmulas de marketeo deben ser, ante todo, efectivas. En ninguna parte se dice que tienen que ser limpias. Nadie lo sabe mejor que los productores y los distribuidores norteamericanos. A ellos se les ocurrió el truco de retitular las películas, para así venderlas dos y hasta tres veces; comprar documentales de higiene sexual que se exhibían como “filmes eróticos”; utilizar a actores conocidos en papeles secundarios y luego poner sus nombres a tamaño gigante en los carteles. Prácticas como esas son más antiguas que la invención del cine sonoro y aún gozan de estupenda salud.

Hace poco más de un mes y en plena recta final del Oscar, la productora Miramax publicó un anuncio de seguir leyendo

Estrenos: 28 days later… (2002) ; La comunidad (2000)

en por
Imagen de previsualización de YouTube

El concepto de “la humanidad como plaga” no es particularmente novedoso, pero las nuevas películas de Danny Boyle y Alex de la Iglesia lo abordan con tal intensidad (por no decir bestialidad) que mejor conviene prestarles la debida atención.

De tanto en tanto suelen aparecer perfiles de cineastas en la prensa donde aún se proclama a la dirección como el “último bastión dictatorial del arte”, el único lugar donde el artista puede sentirse al mismo tiempo como un general al mando de la tropa, como el pintor frente a la tela o el compositor ante la orquesta. Ok, eso suena bien si estamos hablando de un Kubrick, o siendo mucho, mucho más indulgentes cuando pensamos en Ridley Scott.

No todos participan de la misma fantasía: hace poco Paul Schrader (Gigoló Americano, Autofocus) desató una polémica al ser despedido por los productores de la precuela de El Exorcista, después de haber completado el rodaje y la postproducción. Según él, lo estaban haciendo sentir como un empleado; según ellos, el material entregado por el sujeto era demasiado incoherente para considerarlo artístico. Al final la película se refilmó completa, bajo la dirección de Renny Harlin.

Algo parecido se puede decir de McG -el británico que rodó la primera y, por desgracia, la segunda parte de Los Angeles de Charlie-, claro que a él le tiene sin cuidado que la crítica (y buena parte del público) lo considere un imbécil. Guardando las distancias, el tipo parece tan seguir leyendo

Estrenos: The pianist (2002)

en por
Imagen de previsualización de YouTube

Cierto que el nuevo filme de Polanski intenta dar cuenta de los horrores de la guerra, pero ante todo aboga por evitar su trivialización; ya que -al pasarlos por alto- el propio espectador puede terminar siendo indirecta víctima de estos.

La pregunta es esencialmente moderna: ¿por qué representar el horror? O mejor aún, ¿desde cuándo tener clara esa noción se ha vuelto algo básico para la experiencia?

Las imágenes que llegan y llegan todos los días desde Irak -aquellas censuradas vía la conexión CNN/Pentágono y las enviadas por los corresponsales- aseguran que nuestro contacto con la tragedia sea a diario, que se haga un hábito de ello, que su inmediatez sirva de instrumento tanto para el rechazo como para el acostumbramiento. Se preocupan de abrir la herida y seguir leyendo

Ir Arriba